Quinto Elemento

 Ludmila Fernández: "la música es mi vida"


09 de agosto de 2020

Compartir esta nota en


A veinte años de su debut discográfico y luego de "Blossom in Swing", su elogiado tercer álbum, editado en 2019 en formato físico y digital, Ludmila Fernández relanza sus dos primeros trabajos solistas, disponibles a partir de ahora en Spotify, Youtube, Deezer, Amazon, Napster, Apple Music, Shazam y Google Play, entre otras plataformas.

-Dicen que veinte años no es nada, aunque veinte años también es mucho... ¿Cómo fue tu andar en la música en estas dos décadas, desde tu primer disco?
-Fue apasionante, intenso lleno de aprendizajes, conociendo a músicos y músicas muy talentosos. Resumiendo mucho, en esos años fue clave el encuentro con Alejandro Manzoni, un talento como pianista, un músico versátil muy creativo a la hora de arreglar, sensible en sus interpretaciones. Llegué a él a través del gran contrabajista Fernando Galimany, quien a su vez había tocado con Alejandro en el grupo de Bernardo Baraj. Y Luis Perez en la batería, otro apasionado e intuitivo músico del que aprendí mucho. Estéticamente, fuimos de un disco debut, Now´s The Time, que en 90 por ciento es de standards, a plasmar en 2008 un disco completamente diferente, Diverso. 
En esos años experimenté cantando otras músicas desde mi formación en el jazz, recorriendo música argentina y de Brasil a través de un repertorio que venía cantando mucho y que elegí muy cuidadosamente.  La propuesta de DIVERSO fue totalmente valiente ya que tiene una variedad de ritmos y arreglos e idiomas que trascendía la categoría de disco de jazz standard. Su fuerza y coherencia se sostiene  en nuestra interpretación y arreglos, pero no por la selección de composiciones. En DIVERSO hay temas compuestos por Manzoni y con letra mía,les recomiendo ver la lista: Jobim, M.E. Walsh, Cole Porter. Los músicos que participaron de la grabación son con quienes sostuvimos todos esos años el proyecto en los escenarios. Galimany en contrabajo y la participación de Leandro Savelón en batería y percusión. También son sumamente versátiles; demostraron su talento,  hay percusión, y se suma en bajo eléctrico otro gran talento: Guido Martinez. Luego de este disco comencé a re-encontrarme otra vez con el deseo de profundizar en el lenguaje más puro del jazz y volver a ciertas fuentes. Esta búsqueda fue enriquecida por el intercambio con colegas músicos y cantantes que me dieron más herramientas y me inspiraron en esta última época. Entre ellos están Rodrigo Agudelo, Patricia Grinfeld , Alejandro Kalinoski y Damián Falcón . Con este  seleccionado increíble de jazzistas se gesta Blossom in Swing de 2018. 

-¿Por qué elegiste cantar jazz?
Porque me fascinó la libertad y expresividad de esta música. Quedé enamorada de las grandes cantantes, Billie Holiday, Ella Firzgerald, Sarah Vaughn, Anita O´Day. 

-¿Cuál considerás que es la figura del jazz más importante de todos los tiempos, y por qué?
Si hay que nombrar a una sola, que no me gusta mucho...sería Louis Armstrong, por su capacidad de sintetizar un momento musical histórico y desde ahí innovar y darle vuelo creativo. Desde el canto, como figura, la gran Ella Fitzgerald pero es reducir demasiado la historia hacer estas selecciones de "la figura". Tendría que nombrar a Duke Ellington, a Billie Holiday, a Charly Parker, a Coltrane y a Miles Davis, como mínimo. 

-Algunos así lo consideran... ¿Creés que el jazz es para que lo cante la mujer?
-No, para nada. Toda la belleza de este género puede expresarse en voces de todo tipo. 

-¿Cómo te llevas con el tango?
-Me fascinan las poéticas existenciales y las sociales de los clásicos, letra y música tienen una riqueza maravillosa. Disfruto su fuerza expresiva y su tremendo dramatismo. Canto algunos tangos canción en ocasiones especiales pero considero que mis versiones no llegan a ser realmente fieles al estilo. Siento mucho respeto por cantantes y músicos que profundizan en el lenguaje. Me gusta pero no lo cultivo. 

-¿Qué músicas escuchás?
-Escucho mucho jazz y  algunas fusiones, me gustan también muchos músicos de jazz europeos como Enrico Rava, Mario Laguinha, o el contrabajista israelí Avishai Cohen,  busco sorprenderme; por supuesto escucho cantantes contemporáneas pero no dejo de escuchar clásicos porque, además del placer estético, estoy siempre aprendiendo.  

-La realidad sacude al mundo de una manera impensada e incierta ¿Estás pudiendo por estos días seguir aferrada a la música, vivir de tu oficio, cantar un poco cada día?
-Si! La música es mi vida, y amo la docencia. La imposibilidad de interactuar -sincrónicamente- con otros músicos es durísima, no obstante fui armando dispositivos y sosteniendo las prácticas mías y de alumnes también. Es muy diferente a la situación presencial. Armamos modalidades nuevas pero incluso en nivel terciario di clases a nuevos estudiantes, la música y el arte se abren paso aún en las dificultades y lo valioso logra mantenerse, a pesar de la pandemia.  Aprovecho para compartir que hicimos un hermoso video con alumnos que se puede ver en YOUTUBE, https://www.youtube.com/watch?v=z-0GbCDyxkI. En mi rol de vocalista de jazz, esta semana habrá novedades ya que haremos un dúo con el talentoso bajista Gonzalo Aldás. 

Desde sus inicios como solista y como invitada de importantes músicos y agrupaciones, Ludmila Fernández abarca en su repertorio arreglos de standards de jazz, boleros, música argentina y de Brasil. A lo largo de su carrera, ha recibido elogios y reconocimiento de diversos periodistas especializados de los medios más importantes del país, entre los que se destacan Armando Rapallo, Nano Herrera, Carlos Inzillo, Cesar Pradines, Pablo Gianera, Mariano del Mazo, Gabriel Senanes, Mauro Apicella, Diego Curubeto y Cristian Vitale. Se han publicado crónicas y críticas de sus discos y trabajos en vivo en la prensa gráfica: Página 12, Clarín, La Nación, Ámbito Financiero; en diversas radios y en medios digitales, como la revista online Argentjazz, entre otros. 

Compartir esta nota en